hace más de un año que no me compro ropa
(sí, también hace mucho que no piso una peluquería)




La música me transporta mucho, a lugares en los que nunca sé si estuve o no, me hace recordar cosas que no viví. Es un vértigo agradable, y aún así suelo preferir el silencio.