esa noche estábamos en la casa abandonada. no voy a decir los nombres de las dos personas que estaban conmigo. no por protegerlas, sino porque no las recuerdo. afuera nos estaban esperando, así que decidimos salir por la puerta de atrás y nos separamos para que no pudieran encontrarnos. trepé a un árbol y me escondí entre las ramas. bajé, algunas horas más tarde, con el temor de que pudieran reconocerme por el uniforme de educación física. caminé por el pueblo evitando las miradas, pasé por debajo de puentes y rincones apenas iluminados por luces anaranjadas, hasta que llegué, ya de día, a la autopista. estaba descalza y caminábamos en fila por entre los autos, pero finalmente llegué a la calle cabildo. estaba nublado. entré en una galería muy iluminada. mirándome en el reflejo de las vidrieras, me acomodé el vestido gris con flores rojas y me arreglé el pelo mojado para no levantar sospechas, a pesar de que seguía descalza. cuando llegué a casa, ya era de noche, nuestra habitación estaba oscura, la única luz provenía de la pantalla encendida. había alguien que yo no conocía durmiendo en mi cama, pero no me importó, porque ahí ya no me buscaba nadie.



notas del mochilaje #2




notas del mochilaje #2:

11 horas en un micro.
11 horas en un micro con asiento no reclinable.
11 horas en un micro con asiento no reclinable y goteras.
11 horas en un micro con asiento no reclinable y goteras conducido por un inconsciente.
11 horas en un micro con asiento no reclinable y goteras conducido por un inconsciente una noche de tormenta.
11 horas en un micro con asiento no reclinable y goteras conducido por un inconsciente una noche de tormenta en camino de tierra.
11 horas en un micro con asiento no reclinable y goteras conducido por un inconsciente una noche de tormenta en camino de tierra bordeando el precipicio.
11 horas en un micro con asiento no reclinable y goteras conducido por un inconsciente una noche de tormenta en camino de tierra bordeando el precipicio con nene que llora.
11 horas en un micro con asiento no reclinable y goteras conducido por un inconsciente una noche de tormenta en camino de tierra bordeando el precipicio con nene que llora y lorito.
11 horas en un micro con asiento no reclinable y goteras conducido por un inconsciente una noche de tormenta en camino de tierra bordeando el precipicio con nene que llora y lorito, se convierten fácilmente en 18 horas de viaje en un micro que se tambalea, con 2 horas de embotellamiento por derrumbe, más 1 hora al costado del camino, más 4 horas de "paseamos por tupiza a las 2 a.m. porque nos quedamos varados".

de repente, dormir en una cama puede convertirse en una experiencia novedosa.


bgsound: thinking about you - norah jones

notas del mochilaje #1



notas del mochilaje #1
palabras con "ch" que incorporamos a nuestro vocabulario diario:

chola
picchu
pachacútec
quechua
cochinilla
pique macho
salchipapa
achachairú
anticucho
chicha
chicheño
chala
chasqui
richard
cochabamba
chinchero
chapare
capuchino
chancho
jochi
chavo
chita
zucha
apache




invité a la Yo de 1992 a merendar. tuve que disolver todos los grumos de chocolate para que se decidiera a tomar la leche. hablamos un poco de la vida y me contó de sus planes para el futuro:

- voy a ser bailarina y veterinaria
- las dos cosas?
- sí, y voy a trabajar en un zoológico, con los animales
- yo trabajé en un zoológico
- en serio?? - dijo, abriendo los ojos como dos huevos fritos.
- ahá, un verano, viajando por Bolivia... caí ahí casi de casualidad. era un refugio en realidad, les di de comer a los animales, jugué con ellos...
- guaaaau! - hizo una pausa para sorber ruidosamente lo que quedaba en la taza - cuando sea grande quiero ser como vos - y se limpió los bigotes de chocolate con la manga del vestido.